Historia entre partidas: Quepos, dos niños, una joven y un joven con afanes de crecer

Jorge Zúñiga es el entrenador de Quepos desde hace dos años, a él lo asiste el señor Eduardo Chacón, y juntos enseñan a 8 pequeños ajedrecistas.

Zúñiga cuenta que salieron hacia Alajuela el día de ayer a las 3 de la tarde, y que cuentan al 100% con el apoyo del comité de deportes de la zona, quienes les dieron desde la buseta, uniformes, hasta viáticos para la alimentación.

Hoy son 2 pequeños quienes juegan el torneo, 1 de ellos por primera vez, su nombre es Jared Chacón, amante de los videojuegos y el ajedrez, quien cuenta que le gusta el ajedrez porque se divierte, pero recalca que le gustaría poder entrenar más y hasta vivir más cerca de la ciudad para poder tener mayores fogueos.

Caleb Vargas es un niño de 10 años que viene por segunda vez a las eliminatorias de Juegos Nacionales, su amor por el ajedrez nació al toparse con dos señores jugando, uno de ellos, de nombre Orlando fue el que le enseñó a jugar, y desde ese día no se aparta de los tableros.

Vargas cuenta que todo del ajedrez le gusta, y la parte que le gusta un “poquito menos” es escribir las planillas, ya que dice lo desconcentra un poco. 

Además de estos 2 niños, vinieron a competir una joven por primera vez y un joven que el año pasado sí logró pasar a Juegos Nacionales.

“El ajedrez es como un cuento de hadas, se juega entre torres, caballos, reyes; hay que tener mucha concentración para lograr meterse en esas 64 casillas”, dice Eduardo Chacón, asistente y padre de Jared.

“Yo siento que el corazón se me sale”, dice Chacón cuando le consultamos acerca de ver a su hijo jugar.

Por su parte el entrenador Zúñiga, cuenta que él se ”estresa todo, uno los quiere como hijos, y está deseando que ganen. Para mí es un orgullo poderlos traer aquí” concluye.